Fuster Valiente en Galería de Auto-Retratos

Pedro Ferrer Gibert editaba por entregas unos pequeños fascículos, titulados Galería de Auto-Retratos, donde escribía un breve perfil de artistas. Éste es el que en 1945 escribió sobre Fuster Valiente:

La pintura que este artista practica, se dirige a la inteligencia más que a la sensibilidad y su mirada se tiende más sobre sí mismo, que sobre el asunto que produce. De ahí la obstinada incomprensión de cierto público hacia su obra.

En Fuster Valiente constituye una obsesión el resolver problemas íntimos del colorido y de la luz, en el sentido de mitigar la violencia y el elevado tono propio del paisaje mallorquín. Para ello se vale de una caligrafía de ténue entonación, de sutiles estilizaciones, a manera de esmalte.

Curioso por conocer el proceso ideológico de Fuster Valiente, le interrogué y obtuve estas sinceras y claras manifestaciones:

«Soy viejo y mi biografía es corta. Años de lucha en silencio, pintando siempre para mí. Renunciamiento a todo, porque jamás hago lo que quisiera hacer. Para mí el arte es un sacerdocio y una expansión poderosa de mi alma. Es algo religioso y lleno de misticismo.

«He querido crear y captar la belleza que existe inerte, en el paisaje, acreciendo mediante mi esfuerzo el acervo de las puras emociones estéticas del hombre, desatando la venda que cubre sus ojos, mostrándole la tierra dorada de belleza y embebida de claridad, ungida de alegría, para que goce y disfrute plenamente de ella.

«No sé si habré conseguido fijar de la isla lo que me parece más mío.

«Creo en la humanización del arte y por ahora este es mi camino a seguir».

En estas palabras queda fielmente explicado el clima emocional que envuelve a Juan Antonio Fuster Valiente, a este pintor tan íntimamente personal.

©2020 JAF Comunicació | palma@fuster-valiente.es | T. 607 283 022 | Fotografía: Cat Grunfeld | Designed By Calma